Historia y trasfondo de los sueños (infografía) –

El sueño en la historia

Historia y trasfondo de los sueños

Las interpretaciones de los sueños se remontan al 3000-4000 a. C., donde fueron documentados en tablillas de arcilla. A lo largo del tiempo que pudimos charlar sobre nuestros sueños, nos han fascinado y nos hemos esforzado por entenderlos.

En varias sociedades primitivas, los integrantes no podían distinguir entre el planeta de los sueños y el planeta de los sueños. planeta despierto. O bien sencillamente elegirían no llevar a cabo la distinción. Vieron que el planeta de los sueños no solo era una extensión de la verdad, sino era un planeta más poderoso.

En las temporadas griega y romana, los sueños se veían en un artículo espiritual. Se pensaba que eran mensajes directos de los dioses o bien de los fallecidos. La multitud de esa época busca en sus sueños resoluciones sobre qué llevar a cabo o bien qué acción tomar. Pensaban que los sueños advertían y predecían el futuro. Inclusive se edificaron santuarios destacables donde la gente tienen la posibilidad de proceder a reposar con la promesa de que se les transmita un mensaje mediante sus sueños. Su creencia en el poder de un sueño era tan fuerte que inclusive dictaba las acciones de los mandatarios políticos y militares. En verdad, los intérpretes de sueños inclusive asistían a los líderes militares a la guerra para asistir con la estrategia de guerra.

Aristóteles, pensador heleno, pensaba que los sueños eran el resultado de funcionalidades fisiológicas. Los sueños lograron hacer un diagnostico patologías y adivinar la aparición de patologías.

A lo largo del periodo Helllenístico, el enfoque primordial de los sueños se centró en su aptitud de sanar. Los santuarios, llamados Asclepieions, se edificaron cerca del poder curativo de los sueños. Se pensaba que a la gente enfermas que dormían en estos santuarios se les mandarían curas mediante sus sueños. Los intérpretes de sueños inclusive asistieron a los sanaderos en su diagnóstico médico. Se pensaba que los sueños ofrecían una pista escencial a fin de que los sanaderos encontraran lo que se encontraba mal en el soñador.

En Egipto, los curas asimismo actuaban como intérpretes de sueños. Los egipcios escribieron sus sueños en jeroglíficos. Se pensaba que la gente con sueños especialmente vívidos y significativos eran bendecidas y se las consideraba particulares. La gente que tenían el poder de interpretar los sueños eran admiradas y vistas como dotadas divinamente.

Los sueños tienen la posibilidad de verse como un espacio real que su espíritu y su alma dejan todas y cada una de las noches para conocer. Los chinos pensaban que el alma deja el cuerpo para proceder a este planeta. Por otro lado, si se despiertan de repente, posiblemente su alma no regrese al cuerpo. Por tal razón, ciertos chinos de el día de hoy desconfían de los despertadores. Ciertas tribus nativas americanas y civilizaciones mexicanas distribuyen esta noción de una dimensión de sueño diferente. Pensaban que sus ancestros ​​vivían en sus sueños y adoptaban formas no humanas como plantas. Ven esos sueños como una manera de conocer y tener contacto con sus ancestros. Los sueños asimismo asistieron a indicar su misión o bien papel en la vida.

A lo largo de la Edad Media, los sueños eran vistos como desalmados y sus imágenes eran tentaciones del demonio. En el estado de sueño vulnerable, se pensaba que el demonio llenaba la cabeza de los humanos con pensamientos venenosos. Logró su trabajo sucio mediante los sueños que procuraban engañarnos por un sendero equivocado.

A inicios del siglo XIX, los sueños se descartaban como producto de la ansiedad, un estruendos familiar o bien inclusive una indigestión. Entonces, verdaderamente carecía de sentido. Después, en el siglo XIX, Sigmund Freud revivió la consideración de los sueños y su consideración y necesidad de interpretación. Revolucionó el estudio de los sueños.

Remontándonos a estas etnias viejas, la multitud siempre había tenido una inclinación por interpretar los sueños. La Biblia sola tiene más de setecientas referencias a los sueños.

infografía proporcionada por lifehack

Anunciado por: Shannon Taggart & Liminal Analytics