Significado del nombre Zahirah

Zahirah es un nombre de origen árabe que significa «Refulgente, lumínico», está escrito del revés «Harihaz». Tiene un género femenino predominante. No hay variantes de género y ortografía para este nombre y no se especificó nada sobre su origen y fecha de aparición.

En Brasil no es un nombre muy empleado, solo por familiares y familias árabes. Este nombre da una imagen de un individuo que lo realiza bien en todo, muy capaz y muy sabia.

Expresión de destino: El nombre Zahirah tiene la expresión número 8, que exhibe a alguien ordenado, responsable y calificado para dirigir enormes negocios. Para lograr el éxito y el poder acostumbra captar personas predominantes que resaltan por su convivencia. Varios enormes proyectos llevan su nombre, sabe regentar su negocio con pulso estable y eficacia. No escatima sacrificios ni expresiones para hallar lo que quiere. Intente respetar las restricciones de la gente, sin demandarles bastante. Intente tener más paciencia con su familia y sus relaciones. Las profesiones que mejor encajan con esta expresión son las que se relacionan con el transporte o la navegación, como constructor o dueño de navíos y rutas, industrial, por ejemplo como economista, directivo de compañía, consultor, ejecutivo, magnate del comercio, directivo de periódico, experto en mercado y promotor.

Deseo del corazón: Zahirah tiene el deseo número 11, exhibe a un individuo que busca examinar su lado místico o hallar el lado espiritual de la vida. Está entusiasmado en el liderazgo, en tanto que puede llamar la atención y ser habitual, realizando que su nombre sea respetado por otra gente. Busca ser una inspiración para la gente, siempre y en todo momento tomando enseñanzas a través del arte y la ciencia. En el lado positivo, es un individuo verdadera, siempre y en todo momento con los pies en la tierra, le agrada explotar todas y cada una de las ocasiones de la vida, siendo original, creativo y habilidoso. Es un esfuerzo, tratándose de hallar un propósito y su aptitud de influir en la gente, proseguir adelante sin temor. En el lado negativo tiene la inclinación a transformarse en un auténtico tramposo, engañoso, encubierto, absolutamente indeciso, sin bastante valor para enfrentar o efectuar algunos atributos y teniendo numerosos inconvenientes sentimentales que son bien difíciles de solucionar.