Que hacer para crecer la barba

Magaly
Magaly

En algún momento, todo hombre se ha mirado al espejo y ha pensado: «¿Qué aspecto tendría con barba?«. Ya sea por auténtica curiosidad o por cansancio del afeitado, es un rito de paso. Para algunos hombres, ese primer intento abre toda una vida de entusiasmo por la barba y rara vez, o nunca, vuelven a ver su rostro bien afeitado. Otros se sienten decepcionados por su intento, ya sea porque notan un crecimiento irregular o simplemente porque no les gusta su aspecto. Pero si quieres dejarte crecer la barba de verdad, tienes que comprometerte.

Ver también:

Todo el mundo puede dejarse crecer la barba, pero para sacar el máximo partido a tus bigotes, necesitas un plan. Piénsalo como si empezaras un nuevo programa de ejercicios: tienes una idea de dónde quieres llegar, tienes pasos para llegar allí, te comprometes con el proceso y, sobre todo, eres paciente. No te conviertes en un medallista de oro de la noche a la mañana y tampoco te despiertas con una abundante barba a lo Jason Momoa.

Que hacer para crecer la barba

Con la estrategia adecuada, una barba gloriosa está a tu alcance. Pero recuerda: no todas las barbas son iguales y el primer paso de cualquier gran barba es gestionar las expectativas y trabajar con lo que tienes.

A continuación te explicamos cómo puedes dejarte crecer la barba con los pasos adecuados para conseguir el mejor aspecto.

Conoce tu vello facial si vas a dejarte barba

Conocer tu vello facial es el primer paso tanto para gestionar las expectativas como para formular un plan sólido. No es necesario haber tenido barba antes para saber cómo es tu vello facial. Si te afeitas todos los días, ya sabes a qué distancia del cuello crecen tus bigotes y en qué dirección lo hacen. Si te has dejado unos cuantos días de barba incipiente, es posible que ya sepas si el vello de tu cara se presenta en forma de parches o completo, por no hablar de la rapidez con la que crece. Todo esto es algo que hay que tener en cuenta a la hora de planificar una barba. El pelo irregular, por ejemplo, puede significar que necesitas una barba más larga y el pelo grueso y de crecimiento rápido puede significar que tendrás que recortarlo con más frecuencia.

Ten en cuenta la forma de tu cara cuando te dejes crecer la barba

Al igual que para evaluar tus bigotes, tienes que analizar bien tu cara. Si para algo sirve la barba es para realzar o cambiar la forma de tu rostro. Da un paso atrás y considera la forma general: si es redonda, la barba puede hacerla parecer más larga y esbelta (recortando los lados y dejando la longitud en la barbilla); si es ovalada, puede hacerla parecer más ancha y angulosa (haciendo lo contrario, dejando los lados más largos); y si es cuadrada, puede suavizar los ángulos más duros (recortando los ángulos redondeados). En general, la barba debe servir para que tu rostro se acerque lo más posible a un óvalo, pero la barba también puede hacer que las líneas de la mandíbula parezcan más angulosas y definidas. Gira ligeramente la cabeza hacia cada lado para ver si quieres recortar la barba teniendo en cuenta los ángulos agudos.

cuando te dejes crecer la barba

Aféitate la cara antes de dejarte crecer la barba

Parece contradictorio, pero afeitarse puede ayudar a que crezca la barba, al menos al principio. Muchos barberos recomiendan afeitarse bien y a fondo para estimular los folículos pilosos y, posiblemente, reducir la cantidad de pelos encarnados que se producen una vez que el pelo empieza a crecer. También es una forma de preparar la piel para asegurarse de que el vello facial pueda crecer sin problemas y sin tanto picor. Nada más salir de la ducha, aplícate un aceite de pre afeitado y masajea la piel para que el vello se levante y el afeitado sea más fácil (también lubricará la piel para ayudar a reducir las quemaduras de la cuchilla). A continuación, aplica una crema de afeitar espesa con un movimiento circular para crear una capa uniforme. Utilizando una cuchilla nueva en el tipo de maquinilla que prefieras, empieza a afeitarte a contrapelo (en la dirección en que crece el pelo). No te apresures, asegúrate de dar pasadas suaves y uniformes para minimizar los cortes y las mellas. Termina aclarando la crema y aplicando una loción hidratante sin alcohol para calmar e hidratar la piel.

Deja que tu barba crezca al menos dos meses antes de recortarla

Después de tu *último* afeitado, aléjate de la cuchilla. Para empezar a tener barba, tienes que ser paciente y dejar que haga lo suyo. Planea dejar que tu vello facial crezca durante al menos dos meses antes de empezar a considerar la posibilidad de recortarlo o darle forma. Saber con qué estás trabajando es la clave para cultivar una barba perfecta y la única manera de hacerlo es dejándola crecer. Puede que te sorprenda: la longitud puede rellenar y ocultar las zonas irregulares y la barba puede crecer con más volumen y grosor de lo que nunca habías imaginado. Pero lo que ocurre con el vello facial es que esta fase de crecimiento es difícil de superar. Cuando los bigotes crecen, pueden picar y ser incómodos, sobre todo si la sensación es nueva para ti. Muchos hombres que se embarcan en la vida de la barba no pasan del primer mes. Para ayudar a calmar el picor, utiliza un bálsamo para rastrojos para suavizar los pelos más cortos de tu barba y hacerlos más tolerables o utiliza un aceite para barba para ayudar a mantener la piel de debajo suave e hidratada (la piel seca hará que tu nueva barba pique más). Y aunque hay algunos suplementos que dicen ayudar a que el vello facial crezca más rápido, no están probados científicamente, así que lo mejor es tener paciencia.

Deja que tu barba crezca

Planifica tus líneas de barba

No tocar la barba en crecimiento tiene una advertencia: debes mantener las líneas nítidas a medida que crece para empezar a crear lo que será su forma final. Hay una línea muy fina entre una barba intencionada y bien cuidada y un montón de crecimiento salvaje, y todo se reduce al cuello. Cuando el vello facial empiece a tener cierta longitud, decide dónde quieres que caiga la línea del cuello. Algunos hombres prefieren una línea más alta, unos dos centímetros por encima de la nuez de Adán, y otros prefieren una línea ligeramente más baja. Visualiza una «U» de oreja a oreja, con la parte más baja tocando donde quieres que caiga la línea del cuello (gira la cabeza de lado a lado para asegurarte de que la ves desde todos los ángulos). A continuación, utiliza una maquinilla de afeitar o una recortadora para afeitarte por debajo. Cuando te mires al espejo de frente, no deberías ver ningún pelo en el cuello por debajo de la barbilla. Lo mismo ocurre con las mejillas: mantenlas libres de pelos rezagados que suban desde la parte principal de la barba. La nitidez de esas líneas depende de ti, pero mantener las mejillas sin pelo dirá «¡Tengo barba!», en lugar de «¡No me he afeitado en una semana!». Empieza a experimentar con las líneas a medida que te crece la barba, para que cuando tengas suficiente longitud para empezar a darle forma, sepas exactamente dónde quieres que caigan las líneas.

Recorta la barba para darle forma

Enhorabuena: ¡has llegado a la parte más difícil! Una vez que la barba haya crecido unos dos meses, comienza la parte divertida. Ahora tienes una barba de verdad y es hora de darle forma. Empieza por lavarla con un jabón para barba (puntos extra si lo sigues con un acondicionador para barba) para ayudar a suavizar los pelos. A continuación, con movimientos descendentes, cepíllalo con un cepillo para barba de cerdas gruesas, que ayuda a alisar el pelo y a identificar inmediatamente los pelos sueltos y rezagados. Utiliza unas tijeras para recortar esos pelos errantes de forma que no sobresalgan (utiliza también estas tijeras en los pelos del bigote que caen sobre los labios). A continuación, con una recortadora de barba con varios protectores, empieza a recortar la barba para darle la forma deseada. Empieza con la guarda más larga y ve acortando poco a poco a medida que le vas dando forma. Si todo esto te parece complicado, acude a tu barbero y pídele que te dé la forma; luego, lo único que tienes que hacer en casa es mantener los bordes.

Recorta la barba para darle forma

Los productos para la barba ayudan a que tu barba luzca lo mejor posible

Ahora que tienes una barba completa y poderosa, es el momento de hacerla brillar. Justo después de recortarla, utiliza unas gotas de aceite para barba para suavizar e hidratar tu vello facial. Los aceites para barba funcionan mejor si los masajeas también en la piel de debajo, que puede resecarse fácilmente cuando está cubierta por el vello facial. A continuación, utiliza una crema o bálsamo para barba, dependiendo de lo grueso que sea tu vello facial y del control que desees, para alisarlo y darle forma. Deberás realizar esta rutina con frecuencia, incluso si no te recortas la barba (lo que querrás hacer cada dos semanas aproximadamente). Utiliza un limpiador de barba cada vez que te laves el pelo, que debería ser cada dos días aproximadamente, y cepíllate la barba todos los días después de la ducha. Esto ayudará a distribuir los aceites naturales y a mantener hidratados los pelos, además de exfoliar la piel de debajo. Utiliza el aceite y el bálsamo para barba después de cada lavado y en los días intermedios, según sea necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Willan Ayala.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

error: